¿Por Qué Todo El Mundo Está Hablando De La Experiencia En Investigación?

Si os suenan nombres como Chelsea Manning, ulian Assange o Edward Snowden, pronto os ará el nombre de Christopher Wylie. Este joven científico de datos de 28 años ha hecho explotar una bomba de relojería al confesar cómo la empresa para la que trabajaba, Cambridge Analytica, construyó una herramienta que con toda probalidad ayudó a que Trump acabara ganando las elecciones de 2016.

Entry-Level Research Scientist Resume Sample | Monster.com - research experience resume

Es lo que afirma Wylie, que ha desgranado los secretos de un escándalo en el que Facebook juega un papel fundamental. Más de 50 millones de perfiles de Facebook fueron recolectados para acabar configurando perfiles psicológicos que luego serían vitales para orquestar campañas políticas: mensajes específicamente diseñados para ciertas audiencias que acabarían influyendo en el voto final.

Una docena de likes en Facebook. Eso es lo que necesita un algoritmo para saber con bastante probalidad si eres hombre o mujer, si tus padres acabaron divorciándose cuando eras joven o incluso si eres más o menos afín a ciertas ideas políticas.

Las sospechas y estudios que apuntaban a algo así se han visto confirmados de forma terrible y asombrosa por pe de los llamados ‘The Cambridge Analytica Files’, una serie de doentos filtrados que demuestran cómo esta empresa logró dotar al pido de Trump de una herramienta electoral que pudo ser vital para que ganara las elecciones a finales de 2016.

Esta información ha aparecido en el diario británico The Guardian, donde este conjunto de doentos desvela cómo se gestó y operó una empresa dedicada a influir en la opinión de la gente a través de campañas itarias dirigidas de una forma y a una escala ca antes vista.

Christopher Wylie nació y creció en la provincia canadiense de British Columa, y en su juventud fue diagnosticado de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y de dislexia. Dejó el colegio a los 16 y fue entonces cuando empezó a trabajar para pidos políticos con una orientación clara: la de las campañas electorales y cómo los datos permitían dirigir mejor esas campañas.

Eso hizo que a los 19 aprendiera a programar de forma autodidacta y a acabar estudiando derecho en la London School of Economics. Compatilizó aquellos estudios con su trabajo para los Liberal Dcrats, un pido del Reino Unido que le pidió que los ayudara en la confección de una mejor base de datos sobre votantes.

Aquello parecía ser básicamente lo que otros pidos habían hecho y seguirían haciendo durante un tiempo, pero entonces ocurrió algo. Ese algo se llamó Facebook, y nadie podía imaginar a lo que dio lugar.

En 2007 esta red social ya comenzaba a convertirse en claro referente entre los usuarios de internet, pero pocos vislumbraban lo que toda esa información sobre los usuarios podía ofrecer. Entre los que lo hicieron estaban Michal Kosinski y David Stillwell, dos psicólogos del Pysctrics Centre en la Universidad de Cambridge que trabajaban en métodos de estudiar la peralidad cuantificándola.

Stillwell y Kosinski desarrollaron en aquella época que una aplicación llamada MyPerality (He aquí el PDF del estudio) que se acabó convirtiendo en viral: los usuarios tenían que dar permiso a sus perfiles de Facebook para lograr obtener un resumen de su peralidad dividido en esas cinco áreas tan conocidas del “o de los cinco grandes” de la psicología.

Aquel proyecto logró convencer a 6 millones de peras de que rellenaran uno de los cuestionarios sobre peralidad disponibles, pero es que además el 40% de ellos aceptaron que la aplicación recolectara de forma anónima la información almacenada en sus perfiles de Facebook.

Los resultados fueron inspiradores para muchos, y el propio Kosinski acabó becado por Boeing para elaborar su tesis al sobre el tema. Cuando por fin se ó el estudio definitivo en 2014 (PDF), Wylie vio cómo aquello podía tener un impacto aún mayor del que pensaban quienes lo crearon. Lo hizo casi por casualidad, tratando de descubrir por qué el pido con el que colaboraba no hacía más que perder votos.

Lo que descubrió fue sorprendente: tras izar los datos, hizo una presentación para los responsables del pido, y les dijo que perderían la mitad de los 57 escaños que tenían entonces. Lo tacharon de pesimista y en las siguientes elecciones, de hecho, bajaron de esos 57 a tan 8 escaños.

Aquel fue el detonante de la rera de Wylie como científico de datos: uno de sus conocidos en el pido lo puso en contacto con SCL Group, una empresa que tenía una subsidiaria llamada SCL Elections, dirigida por Alexander Nix, que vio un potencial inmenso tanto en Wylie como en su trabajo.

Aquella subsidiaria estaba especializada en las llamadas “operaciones psicológicas” (psyops), cuyo objetivo no era otro que el de hacer camar de opinión a la gente e influirla no mediante persuasión, sino mediante “dominio informativo”, un conjunto de técnicas entre las que se encontraban la difusión de rumores, nformación y noticias falsas. Aquellos métodos habían sido utilizados en más de 200 procesos electorales sobre todo en dcracias poco desarrolladas, pero con Wylie al frente aquello daría el salto a otro nivel mucho mayor.

En otoño de 2013 Wylie conoció a Steve Bannon, editor por entonces de Breitb, un diario online sobre política que bajo su dirección se alineó con el populismo de derecha europeo y la llamada derecha alternativa estadounidense (alt-right), el conjunto de ideologías de derecha y extrema derecha. La victoria electoral de Trump en 2016 ha sido percida como el mayor logro de este colectivo.

Bannon quedó encandilado con las ideas de Nix y Wylie sobre las posilidades que podía ofrecer la recolección masiva de datos para perfilar campañas electorales, y acabó convenciendo al multimillonario Robert Mercer —pionero en el ámto de la IA y la traducción automática— de lo importante que esto podía ser para este hatual pidario y donante de la campaña reana.

Aquellas conversaciones acabaron gestando el esfuerzo definitivo de nuestros protagonistas. La empresa Cambridge Analytica que había surgido a raíz de SCL Elections, acabó reciendo una inversión de 15 millones de dólares con un objetivo: influir a la población estadounidense de la forma que Mercer quería, ayudando así al pido reano a ganar las elecciones dos años después.

Para lograrlo Wylie necesitaba una sola cosa. Datos. Un montón de ellos. Wylie intentó negociar con Kosinski para usar la base de datos de MyPerality, pero aquello no fructificó. En lugar de eso, el joven científico de datos logró contactar con otro psicólogo llamado Alexandr Kogan, que le ofreció repli los datos de Kosinski y Stilwell por un precio mucho más bajo.

Kogan creó una empresa llamada Global Science Research (GSR) para dicho fin, y en los recibos filtrados ahora por Wylie se demuestra que Cambridge Analytica gastó 7 millones de dólares en amasar esos datos, de los cuales un millón fueron invertidos en GSR. O para dejarlo claro, en recolectar información de perfiles de Facebook.

Con ese dinero Kogan —que además era profesor asociado de la Universidad de San Peterbursgo— pagó campañas de idad en Faceboook para que los usuarios se animaran a rellenar un test de peralidad con una aplicación específica diseñada para este propósito en ThisIsMyDigitalLife.

Esa aplicación pedía permiso a esos usuarios para acceder tanto a sus perfiles como a los de sus contactos. Ahí estaba el verdadero secreto de la herramienta, que acabó “atrapando” los perfiles nativos de 320.000 usuarios. El problema es que de media esos usuarios tenían a su vez 160 contactos cuyos perfiles, sin saberlo, estaban disponibles para GSR, Kogan, Wylie y Cambridge Analytica.

En apenas 2 o 3 meses el proceso hizo que la empresa contase con los perfiles de “unos 50 o 60 millones” de perfiles de Facebook, una cantidad de información asombrosa que acabó dando como resultado os y algoritmos con los que nutrir campañas electorales específicas.

Facebook acabó enterándose: en diciembre de 2015 The Guardian avisó sobre este tipo de operaciones y cómo habían tratado de influir en la campaña de Ted Cruz para convertirse en el candidato reano. Para entonces Wylie llevaba más de un año fuera de Cambridge Analytica, pero en Facebook apenas dieron una advertencia de que esos datos no podían ser compidos o vendidos y que habían sido obtenidos de forma no lícita.

En Facebook exigían a Cambridge Analytica que eliminara dichos datos, pero el problema es que aunque Wylie le confirmó a la empresa (marcando una simple casilla, algo de lo que él mismo estaba asombrado) que lo había hecho, eso daba igual: había copias múltiples de esos ficheros que habían sido enviados por correo electrónico sin cifrar. Cambridge Analytica negó las acusaciones de aquel ículo.

Research Technician Resume Sample | Monster.com - research experience resume

Wylie aún seguía trabajando para la empresa cuando en julio de 2014 tuvo que preparar una presentación que tamén hizo que comenzara a preocuparse en serio por lo que había creado. La reunión con la empresa L, la segunda petrolera de Rusia, no parecía tener demasiado sentido. “¿No entendí ni el correo ni la presentación que hicimos para ellos. ¿Por qué una petrolera rusa estaría interesada en datos de los votantes americanos?”

La respuesta puede estar en su CEO, Vagit Alekperov, que fue ministro soviético y responde ante Putin a pesar de que la empresa es da. La relación fue negada por Alexander Nix, que indicó que “ca hs trabajado con una organización rusa en Rusia. No tens relaciones con Rusia ni con peras rusas”. Aunque no hay pruebas de que trabajaran para ellos, los doentos muestran que la empresa sí reció una presentación sobre Facebook, la micro focalización (microtargeting), los datos y la disrupción de elecciones.

Nix tamén ha negado que en ningún ento hayan trabajado con datos de Facebook, pero los doentos de Wylie plantean muchas dudas al respecto: en ellos se muestran correos electrónicos, recibos, contratos y transferencias banias a través de las cuales se recolectaron datos de más de 50 millones de perfiles de Facebook, la mayoría de los cuales pertenecen a votantes estadounidenses.

Christopher Wylie dejaba claro cómo Cambridge Analytica no es una empresa de ciencia de datos o de algoritmos: “es una máquina de servicios de propaganda”.

Los datos recolectados y sobre todo los algoritmos creados a pir de esos datos convierten su servicio en una forma inquietante de influir en todo tipo de peras y colectivos.

Si puedes controlar todas las fuentes de información que rodean a tus oponentes, puedes influir en la forma en la que perciben ese campo de batalla y es entonces cuando puedes influir en la forma en la que a comportarse y reaccionar.

Cuando Wylie y Nix conocieron a Bannon, trataron de que el editor perciese que Cambridge Analytica era una empresa más académica que otra cosa. Crearon una oficina fantasma en Cambridge que ocupaban cuando Bannon iba a visitarles al Reino Unido, porque la idea era conseguir fondos para desarrollar la actividad de la empresa. Lo conseguirían tras el contacto con Mercer y su posterior inversión. Bannon, explica Wylie, estaba interesado porque veía la política como la veían en el medio del que era editor:

Si quieres camar la política, primero tienes que camar la cultura, porque la política fluye de la cultura. Y lo que le dije es que si quieres camar la cultura, primero tienes que entender cuáles las unidades de esa cultura, y las peras. Así que si quieres camar la política, primero tienes que camar a las peras para que came la cultura.

Eso es lo que lograba el algoritmo creado por Wylie y por Cambridge Analytica. Una vez recolectados los datos y creado el perfil del votante, era posible influir en él de forma invisible e imperceptible. ¿Cómo?

[Gracias a esos perfiles] sabríamos a qué tipo de mensaje serías susceptible, incluyendo la forma en la que entregártelo, los temas, el contenido, el tono, si el mensaje necesitaba ser aterrador o no, ese tipo de cosas. Sabríamos a qué serías susceptible, dónde ibas a consumir ese contenido, cuántas veces necesitábamos pase ese mensaje para camar la forma en la que piensas sobre algo.

La empresa funcionaba a todos los niveles: además de esa pe de ciencia de datos, había equipos específicamente destinados a confeccionar esos contenidos a medida. Así pues, además de psicólogos, o científicos de datos,

Había equipos de creativos, diseñadores, productores de vídeo, fotógrafos. Ese contenido creado se enviaba a un equipo de targeting, que lo acabaría “inyectando en internet”. Se crearían sitios web, blogs, lo que creyéramos que ese perfil objetivo necesitara para ser receptivo, lo crearíamos para que lo encontrase. Y entonces lo verían, harían clic, y seguirían adentrándose en ese agujero hasta que acabaran pensando algo distinto a lo que pensaban.

El resultado para muchos, incluido Wylie, es que esa recolección masiva de datos podría haber sido fundamental en la campaña electoral de Donald Trump. Facebook niega que huera una brecha en su servicio cuando se recolectaron, y su vicepresidente, Paul Grewal, indicó que “proteger la información de la gente está en el centro de todo lo que hacs, y se requiere lo mismo a quienes ofrecen aplicaciones en Facebook. Si estos informes ciertos, se trata de un ao serio de nuestras reglas”.

Lo cierto es que Facebook lleva años en el ojo del huracán por su tratamiento de la cidad, pero en los últimos tiempos además ha sido protagonista absoluta del escándalo de las noticias falsas. La polémica se vuelve a acentuar ahora, y mientras lo hace en Facebook han desaparecido pe de sus “Historias de éxito” las páginas que hablaban de cómo Facebook influía en todo tipo de ámtos.

Las que han desaparecido las relativas a “Política y goerno”, donde encontrábamos la influencia en la campaña presidencial de Bernie Sanders en los Estados Unidos, del Pido Liberal de Canadá o del gobernador reano de Florida, Rick Scott, que según una página recuperada por The Internet Archive logró “el 62% de la audiencia objetivo” y un “22% de incremento en el soporte hispano” tras activarse esa campaña en Facebook.

Edward Snowden, responsable de desvelar los programas de espionaje masivos de la NSA, acusaba a Facebook de ser “una empresa de vigilancia”:

Businesses that make by collecting and selling detailed records of te lives were once plainly described as “surveillance companies.” Their rebranding as “social media” is the most successful deception since the Depment of War became the Depment of Defense.

Mientras tanto, el abogado de Bannon afirma no tener comentarios que hacer al respecto y explica que “lo primero que el Sr. Bannon ha oído de estos informes fue a través de los medios que le han pedido comentarios en los últimos días”.

Alexander Nix, a quien el abogado de Bannon dice que deberían dirigirse esas preguntas, niega todas las alegaciones y como mencionábamos afirma que no hubo colaboración ni recolección de datos de Facebook. Al ser preguntado si los datos provenían de GSR, la empresa creada por Alexandr Kogan, respondía que “tuvimos relación con GSR, hicieron investigaciones para nosotros en 2014. La investigación acabó siendo infructuosa, así que la respuesta es no”.

En Estados Unidos se han iniciado las investigaciones al respecto con la FTC como protagonista, pero incluso la Comisión Electoral del Reino Unido está tamén izando una investigación sobre Cambridge Analytica y Facebook para saber si este tipo de procesos tuvieron tamén influencia en el referéndum sobre el Brexit. The Guardian ya ó un reportaje al respecto en mayo de 2017 y ahora queda por saber si estos datos, algoritmos y servicios fueron utilizados en otros procesos electorales recientes.

Allegations of misuse of Facebook user data is an unacceptable of our citizens’ cy rights. The European Parliament will investigate fully, calling digital platforms to account. #CambridgeAnalytics #CambridgeAnalyticaFiles

En Europa las investigaciones sobre estos acontecimientos tamén se iniciarán pronto, algo que ha asegurado Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo. En un mensaje en Twitter Tajani calificaba esas alegaciones a las malas políticas de Facebook como una “violación de los derechos de cidad de nuestros ciudadanos”.

Más información | The Guardian
En Xataka | Dinero por noticias falsas: así se enriquecen los creadores de las “fake s”

¿Por Qué Todo El Mundo Está Hablando De La Experiencia En Investigación? – research experience resume
| Si usted necesita escrir o modernizar un curriculum vitae usar a un compromiso Un currículum es un doc que conocimiento objetivos puntos. Su curriculum vitae ofrece un opening en su recuerdos profesional y es uno de los doentos importantes doentos in en su búsqueda de empleo, porque proporciona la primera impresión vital sobre un comité de contratación.

Antes de empezar a escrir su currículum, seleccione|elegir|elegir|elegir|elegir|elegir|elegir un tipo de currículum que Noticias Desta sus fortalezas y logros, evaluar qué información incluir en su currículum y ejemplos de cada pe de un currículum y, a continuación, seleccione un formato de resumen Normal. Cuando evaluar os y instancias, elegir el formato que es mejor para su situation Punto muerto. Aunque todos los currículos deben proporcionar información sobre su trabajo y educación conocimiento, así como sus halidades y izaciones, hay diferentes maneras de presentar esta información|la información recopilada. Esta es una muestra de un research experience resume
donde trabajo evento están disponibles en, comenzando con la posición más reciente. Observaciones lo siguiente roll para más lecciones normas.

Other Collections of ¿Por Qué Todo El Mundo Está Hablando De La Experiencia En Investigación?

Lab Research Assistant Resume Samples | Velvet Jobs   research experience resumeEntry Level Research Scientist Resume Sample | MonsterMarket Research Manager Resume   research experience resumeEntry Level Research Technician Resume Sample | MonsterResearch Assistant Resume, Job Description, and Skills   research experience resumeResearch Technician Resume Sample | MonsterResearch Assistant Resume, Job Description, and Skills   research experience resumesample, undergraduate research assistant resume sample,ĺ ..